ECOMARKETING – LA “CLAVE GAUDÍ”

ECOMARKETING – LA “CLAVE GAUDÍ”

Lo que vemos hoy en día en cuanto a comunicación, no es otra cosa que el reflejo vivo de todas las épocas de la historia de la humanidad.

El hombre comunica por necesidad (de vender su producto o servicio, por ejemplo), por su naturaleza de “querer sobresalir” por entre los demás de su especie. Ese espíritu de comunicación ha estado siempre entre nosotros.

Tomemos al azar cualquier era en la historia del hombre y nos encontraremos con innumerables ejemplos de como “el hombre comunica”. Seguramente existen casos de Product Placement inclusive sin existir los medios de comunicación…

Para comunicar una idea es necesario ser COHERENTE con la imagen y los objetivos que se persiguen. El mensaje debe ser SENCILLO, sin complicaciones y ORIGINAL, escapando a la monotonía. Es necesario que sea REPETITIVO, para que sea recordado y debe contener una PROPOSICIÓN ÚNICA DE VENTA, lo cual se convierte en el objetivo primordial del mismo… Bien, hasta aquí muy bien… Es lo que leemos en todos los grandes libros sobre cómo vender o comunicar.

Pero a veces olvidamos dónde podemos encontrar cada una de éstas características: la misma NATURALEZA, nuestro entorno, nuestro día a día.

La tendencia de la comunicación moderna apunta a una utilización importantísima de los medios que de por si usó el hombre desde tiempos remotos para comunicar y vender: un árbol, un río, la montaña, el mar, los animales. Usados con distintos criterios se convierten en el principal aliado del comunicador y del creativo.

Usamos la naturaleza para vender un producto, pero también para ganar votos (en el caso de los políticos). La usamos para comparar, prevenir y curar. Si nos fijamos en enteras colecciones de ropa, calzados, tipos de telas, revestimientos, etc, la Naturaleza está presente.

Viviendo en Barcelona puedo notar los dos extremos de manera brutal, pero el ejemplo clave es la obra de Gaudí.

Gaudí se basó en las leyes de la naturaleza, creando un estilo único que fusiona estructura y decoración. No copió formas de la naturaleza para agregar un valor estético, sino que las consideraba como parte fundamental del diseño ya que la belleza de las formas de la naturaleza puede agradarle a todo tipo de personas porque son parte de su entorno.

Estamos hablando de un hombre nacido en 1852, cuyas “marcas” hoy en día, son fundamentales.

Águilas, leones, toros, bosques con hojas y frutos y, sobre todo, sentar las bases de respeto hacia la Naturaleza, son las características de éstas “marcas” que sobreviven y sobrevivirán a gobiernos, crisis, políticos y “marketineros”…